El Salvador, Centro América
+503 70398489

Cómo elegir hosting para tu sitio web, explicación paso a paso

Cómo elegir hosting para tu sitio web, explicación paso a paso

ubiraci March 27th, 2017

Cuando se tiene una página web, una de las mayores fuentes de problemas suele ser el hosting o el servidor donde estará alojado. Elegir un buen proveedor de alojamiento es una de las decisiones más importantes que debes hacer. Tener un mal proveedor de hosting puede rápidamente convertirse en una pesadilla, y migrar tu sitio a otro lugar no es tarea sencilla.

La importancia de tener un buen hosting

Tu página web es tu tarjeta de presentación al mundo virtual, y es primordial mantenerla siempre disponible. Internet hace que podamos acceder a los contenidos que queramos a cualquier hora, y tu sitio no es una excepción– tener una página que se cae a menudo puede ser muy nocivo para tu imagen, y el simple hecho de no poder acceder a tu sitio ya dice mucho de por sí.

Para evitar este tipo de cosas, debes asegurarte de que la infraestructura de la página sea lo más robusta posible.

Contratar un servicio de hosting de calidad puede marcar la diferencia entre una página que cumple con tus expectativas, o una que da resultados mediocres… y que te lleva al fracaso. Entre otros, un mal proveedor de alojamiento te puede llegar a causar muchos quebraderos de cabeza a largo plazo:

[custom_list style=”list-2″]

  • Caídas de tu página debido a picos de tráfico y visitas. Si tu hosting no está preparado para una posible avalancha de visitas, el servidor podría no aguantarlo y se colapsaría.
  • Problemas con la entrega de tus emails y el spam, en especial si tu proveedor no cuenta con los certificados adecuados para asegurarse de que no está en una lista negra.
  • Velocidades de carga lentas en todo tu sitio web, normalmente debido a que tu espacio de alojamiento no tiene asignada suficiente potencia de procesamiento.
  • Horas de tiempo perdidas hablando con el soporte, en especial si a tu proveedor no le importa lo que le pase a tu negocio.
  • Vulnerabilidades de seguridad al no tener una política de seguridad robusta, o no tener el software de los servidores actualizado siempre a la última versión.

[/custom_list]

…y muchos más. Ante todo, debes tener presente que el servicio de hosting es la base sobre la cual se sostiene tu sitio web, la cual debe ser lo más sólida posible. Esto es especialmente importante para quienes dependen de su página para subsistir.

Si tienes una página que se cae cada vez que te visita mucha gente, o que tiene graves problemas de seguridad, a largo plazo estarás mermando tus ingresos y tu imagen.

Qué necesito para tener una página Web

Para poner tu página en funcionamiento, necesitas contratar dos servicios diferentes: un dominio y un servicio de alojamiento.

El dominio

Los dominios son los nombres que tienen las páginas web, y a través de los cuales la gente accede a ella. Son responsables de convertir las direcciones IP de Internet en palabras legibles, y son un elemento indispensable para crear un sitio web accesible por las masas. Aunque es posible acceder a una página web con sólo una dirección IP (como por ejemplo 127.0.0.0), tener un dominio es algo prácticamente obligatorio si vas en serio.

Los dominios se pueden contratar de forma independientemente del alojamiento, y puedes incluso hacer que más de un dominio lleve a tus visitas a la misma página web. Su función principal es la de apuntar a tu servicio de alojamiento contratado, que es donde tu página reside.

El alojamiento web

El alojamiento web es el que se encarga de hacer funcionar tu página, hacia el cual debe de apuntar tu dominio. Se trata de un espacio dentro de un servidor (un ordenador ya preparado y conectado a Internet) en el que almacenas los archivos de tu página para que cualquiera la pueda ver a través de su navegador.

El hosting es la parte más importante de tu infraestructura, ya que te dará todos los servicios necesarios para operar y gestionar tu página web:

[custom_list style=”list-2″]

  • Espacio en disco
  • Transferencia de datos
  • Cuentas de correo y auto-respuestas
  • Cuentas de FTP
  • Subdominios

[/custom_list]

En teoría, cualquiera puede montar un servidor conectando su PC a Internet e instalando todo el software necesario. Pero para tener una página accesible, necesitarás mantenerlo encendido a todas horas y asegurarte de que nada falla. Contratar un hosting te da toda la fiabilidad que necesitas sin que tengas que preocuparte de que se te apague el ordenador de casa.

Los diferentes tipos de hosting

Dicho esto, si vas a cualquier proveedor de hosting podrás ver que hay una inmensa cantidad de productos y servicios diferentes, y los precios varían bastante de uno a otro sin motivo aparente. Si a esto le sumas que cada proveedor tiene un rango de precios y características diferentes, el resultado es que elegir el servicio de hosting más adecuado se hace muy complicado.

Lo primero que debes tener en cuenta es que existen varias categorías de hosting, cada una pensada para un tipo de página web en particular. Aunque cada proveedor puede nombrar sus paquetes de hosting de una forma u otra, en realidad los hosting se clasifican en 4 tipos:

Hosting compartido

Hosting compartido

El shared hosting o alojamiento compartido es la forma más barata y sencilla de hosting, y la más común.

Imagina por un momento que el servidor donde se hospeda tu página es un hotel, con un número determinado de habitaciones. Cuando contratas un servicio de alojamiento compartido, tu página pasaría a estar hospedada en una de las habitaciones de ese hotel, al igual que muchas otras pertenecientes a otros clientes de la empresa de hosting.

Debido a su naturaleza, el alojamiento compartido es la opción más barata y asequible para hospedar una página web; sin embargo, también es una forma de hosting muy poco potente en comparación con el resto, ya que todas las páginas que se alojan en el servidor hacen uso de la misma memoria, disco duro, y procesador.

Ventajas del alojamiento compartido

[custom_list style=”list-2″]

  • Es una forma de alojamiento muy barata
  • Para empezar un negocio es suficiente, y más adelante se podrá pasar a un servicio más potente
  • Al alojarse en un servidor grande, no suelen haber caídas

[/custom_list]

Desventajas del alojamiento compartido

[custom_list style=”list-2″]

  • La calidad del hosting puede variar dependiendo del proveedor
  • Al compartir los recursos del servidor, un pico de tráfico de otra página puede afectarte a ti
  • Por lo general, es una forma de hosting muy sencilla y poco potente

[/custom_list]

Servidor VPS

Servidor VPS

El siguiente paso en la categoría de alojamientos es la contratación de un servidor VPS, también conocido como servidor virtual. Si bien el alojamiento compartido consiste en alquilar una pequeña habitación, un servidor VPS es el equivalente de alquilar un local dentro del edificio. Así, tienes mucha más capacidad y espacio disponible para hospedar una o más páginas web al mismo tiempo.

Los servidores VPS consisten en reservar una parte considerable de los recursos de un servidor para que los utilices cuando quieras. A diferencia del shared hosting, en donde una página vecina puede consumir más recursos de la cuenta (como el inquilino del hotel que acapara la comida del buffet), aquí tendrás una cantidad de memoria y procesamiento asignados.

Los servidores VPS con más caros, pero te dan la seguridad de que tendrás siempre tanto espacio como necesites. Además, se pueden ampliar fácilmente ya que son virtuales– es decir, la cantidad de memoria reservada para tí se puede controlar fácilmente.

Además, un servidor VPS está pensado para hospedar varias páginas en lugar de una, de forma que puedes agrupar todos tus proyectos en un solo lugar.

Ventajas de un servidor VPS

[custom_list style=”list-2″]

  • Mucho más estable que el alojamiento compartido
  • Te garantiza las prestaciones contratadas sin que otro las pueda aprovechar
  • Te permite hospedar más de una página dentro del propio servidor
  • Se puede ampliar o reducir con facilidad

[/custom_list]

Desventajas de un servidor VPS

[custom_list style=”list-2″]

  • Es más cara
  • Se trata de una forma más compleja de hosting, ya que está pensada para un nivel más profesional
  • Los servidores VPS más baratos pueden tener incluso menos prestaciones que un alojamiento compartido, aunque están garantizadas

[/custom_list]

Servidor Dedicado

Servidor dedicado

La categoría más alta de hosting, y también la más cara, es la contratación de un servidor dedicado. Si bien con un alojamiento compartido tenemos una habitación, y con un servidor VPS tenemos un local, con un servidor dedicado alquilamos todo el edificio al completo.

Un servidor dedicado quiere decir que tendrás a tu disposición una máquina entera para tu uso exclusivo, y podrás hacer con ella todo lo que quieras. Esta forma de hosting es la más potente con diferencia, ya que evita que tengas que compartir los recursos con otros clientes de tu proveedor de hosting.

Sin embargo, se trata de una opción muy costosa, y además no es tan flexible como un servidor VPS. Esto es porque estás contratando un ordenador físico, y si necesitas ampliar o reducir tus prestaciones un técnico tendrá que abrirlo y cambiar las piezas de hardware.

Ventajas de un servidor dedicado

[custom_list style=”list-2″]

  • Tienes un control total sobre tu espacio de alojamiento, puediendo modificar cualquier configuración que necesites
  • Es una forma de hosting muy potente que te garantiza unas prestaciones muy altas

[/custom_list]

Desventajas de un servidor dedicado

[custom_list style=”list-2″]

  • Es con diferencia la forma más cara de alojamiento web
  • Es poco flexible al ser una máquina física
  • Tener el control total implica que es más complejo de gestionar y mantener

[/custom_list]

Cloud Hosting

Cloud Hosting

También existe una forma alternativa de alojamiento que está apareciendo de forma gradual, llamada cloud hosting. A diferencia de las anteriores formas de hosting, en las que se contrata un espacio dentro de un servidor (o en el caso de los servidores dedicados, la máquina entera), el cloud hosting consiste en distribuir tu página web a través de una red de servidores.

Tu página estará hospedada en una o muchas máquinas diferentes, y utilizará los recursos de toda una red de servidores para funcionar. Como resultado, se te cobrará en función del uso real que hagas de dicha red, en lugar de pagar una cuota fija mensual.

Esta forma de hosting aún es bastante joven, pero gracias a las ventajas de la nube es una de las formas más estables de alojamiento.

Ventajas del cloud hosting

[custom_list style=”list-2″]

  • Extremadamente estable al distribuir el uso de recursos por toda la nube
  • Se cobra por el uso de recursos
  • Es muy flexible y te permite ampliar la capacidad de tu alojamiento fácilmente

[/custom_list]

Desventajas del cloud hosting

[custom_list style=”list-2″]

  • Se trata de una tecnología aún joven, y por tanto puede resultar un poco cara pese a la forma de pago
  • Puede resultar más compleja que otras formas de hosting tradicionales

[/custom_list]

¿Qué tipo de hosting me conviene utilizar?

Como hemos visto, hay varias categorías de alojamiento web, pensadas para diferentes niveles de usuario.

Si sólo estás empezando, siempre conviene contratar un alojamiento compartido. Esta forma de hosting es la más barata, y ampliar la capacidad de tu plan es fácil y no requiere de ningún tipo de migración.

Por otra parte, los servidores VPS se convierten en una buena elección cuando dispones de varias páginas diferentes. La principal diferencia entre un alojamiento básico y un servidor es la posibilidad de tener varias páginas al mismo tiempo sin tener costes mayores. Si ves que el coste de tener varios alojamientos compartidos es superior al de un servidor VPS, quizás sea buena idea hacer el cambio.

Como nota final, salvo que tengas un negocio con unas necesidades muy específicas y un consumo de recursos excesivos, no recomiendo en absoluto contratar un servidor dedicado. Este tipo de alojamiento precede a los servidores VPS, ya que entonces no existían las herramientas de virtualización que lo hacen posible.

Tener un servidor dedicado te garantiza mucha potencia, pero se trata de una forma de hosting muy inflexible. De hecho, la tendencia apunta a que los hostings que pueden ajustarse a las necesidades puntales de una página web son el futuro.

¿Y tú? ¿Qué experiencias has tenido hasta ahora con el hosting?

Escribe un Comentario

Cómo elegir hosting para tu sitio web, explicación paso a paso

Cuando se tiene una página web, una de las mayores fuentes de problemas suele ser el hosting o el servidor…

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete al boletín y recibe cada semana los contenidos en tu email.

Shares